Las peleas entre políticos son aparentemente normales, sin embargo, cuando entra a terciar un actor que también genera opinión desde otra tribuna, surgen preguntas que a la luz de los hechos se vuelven relevantes ¿Cuál es el interés del periodista Daniel Coronell para cuestionar en época electoral a Gustavo Petro? ¿Los WikiLeaks de Julian Assange que ridiculizan a Sergio Fajardo y lo ponen en evidencia como servil de Álvaro Uribe Velez, motivaron este “rifirrafe”? ¿Cómo Coronel defiende a un uribista de closet, cuando ha sido perseguido y amenazado de muerte por los extremistas de ultra derecha?

La entrañable amistad que existe entre Cecilia Orozco “sub directora” del mejor noticiero del país y Enrique Peñalosa, quien pauta en Noticias Uno, ¿También motivan el atosigante cuestionamiento de Coronell?

Falta ver como seguidores del cuestionado y perseguido político Gustavo Petro, salieron en defensa de la persona que es fortalecida con cada ataque que se le hace desde diferentes sectores políticos y ahora mediáticos, para reconocer, que el único que saldrá victorioso es el mismo al que un procurador rabioso persiguió y potencializó a su electorado.

Si la estrategia de cuestionar y pordebajear, a un funcionario que dejó la alcaldía hace más de tres años y que su sucesor no ha podido más que nombrarlo a todo momento como retrovisor de gerente incapacitado,  es la que tienen en la mira los enemigos de Petro, es importante preguntarles si no hacen todo lo contrario y lo proyectan ya, como el futuro presidente de Colombia.

Coronell, ahora parece un furioso soldado que ni en semana santa, ni en el día de cumpleaños de Petro descansa. Se parece a un expresidente que es innombrable y que ahora utiliza las redes como campo de batalla para perpetuar la guerra con trinos desde las tres de la mañana. Las letras, ahora son empuñadas para disparos certeros. Por lo menos, ya no son balas.

Leave a Reply