Carta abierta al Procurador General de la Republica de Colombia, Dr. Fernando Carrillo Flórez.

Armenia, 28 de mayo del 2019.

Doctor

FERNANDO CARRILLO FLOREZ

Procurador General de la Republica

Bogotá.

Cordial saludo.

Como ciudadano colombiano, mayor de edad, con Cedula de ciudadanía 4.406725, respetuosamente interpongo ante Usted Derecho de Petición de conformidad con el artículo 23 de la Constitución Política y del Código Contencioso Administrativo para que se dispongan todas las medidas necesarias que prevengan cualquier circunstancia adversa a mi vida y protejan todos mis derechos que están siendo afectados en la actualidad por una campaña sistemática de calumnias e injurias, institucional y periodística, que debe abordar inmediatamente la Fiscalía,  emanada desde las directivas de la Universidad del Quindío, la Universidad oficial del Departamento, particularmente desde la Rectoría, en cabeza del Dr José Fernando Echeverry Murillo y desde la Vice Rectoría de Extensión que está a cargo del señor Luis Fernando Polanía Obando.

Los hechos son los siguientes.

El 12 de febrero del año en curso el Rector Echeverri Murillo expidió una comunicación en la que textualmente se refiere a mi como “el ideólogo” Horacio Duque Giraldo”, supuestamente  empeñado en una “sistemática campaña de desprestigio contra las directivas de la Universidad del Quindío” (Ver el siguiente enlace electrónico https://bit.ly/30MvOwYconsultado el 28 de mayo del 2019).

Con anterioridad, el día 5 de febrero del 2019, uno de los subalternos del cuerpo directivo de dicha institución, el Vicerrector de Extensión, Sr. Luis Fernando Polanía Obando, en declaraciones para un medio de comunicación regional, CNC, afirmo, en una nota que dicho medio tituló “Ideólogos del Eln estarían tras estrategia de desprestigio de la Universidad del Quindío” que “Ciertos ideólogos vienen publicando en portales internacionales como kaos, o también en portales de izquierda como Rebelión….situaciones contra la Universidad del Quindío” (sic) (Ver al respecto el siguiente enlace electrónico consultado el 28 de mayo del 2019 https://bit.ly/2HJeQZ2).

Conviene destacar que dicho medio de comunicación (CNC) está muy relacionado con Habib Merheg, investigado en la JEP por parapolítica en Risaralda, el Quindío y el Vichada como socio de Carlos Mario Jiménez (a. Macaco),  y con otras estructuras criminales como “La Cordillera”, con gran influencia en el Eje Cafetero y el Norte del Valle del Cauca, territorio en el que ejecuta sus actividades delincuenciales de microtrafico, secuestro y extorsión

El origen del grave señalamiento hecho por estos funcionarios, señor Procurador, tiene relación con una serie de editoriales y notas elaboradas por mi como columnista, a partir de varias fuentes en la Universidad del Quindío y como fruto de mis investigaciones, que fueron publicadas en varios portales como Rebelión (Ver el siguiente enlace electrónico https://bit.ly/2QyiaJg), Kaos en la Red (Ver el siguiente enlace electrónico https://bit.ly/2YUxi6E) y las Dos Orillas (Ver el siguiente enlace electrónico https://bit.ly/2KuBHXL).

En tales escritos denuncie situaciones de corrupción en los procesos de contratación de dicha Universidad, gastos faraónicos en restaurantes, contratos de transporte por 8 millones mensuales en favor del ex Rector Hector Polania,  pagos millonarios a periodistas para que se derramaran en elogios con Echeverry y Polanía, fraudes en las liquidaciones de las pensiones, irregularidades en el nombramiento del actual Jefe Jurídico, ilegalidades en la firma de un multimillonario contrato con la Esap para desarrollar un Programa Pedagógico de Paz con inocuos resultados y plagado de despilfarro y nombramientos de decenas de funcionarios y contratistas para hacer favores a reconocidos politiqueros del Quindío, como la ex gobernadora Sandra Paola Hurtado, destituida e investigada por sus actos de corrupción con las regalías petroleras.

En las actuales circunstancias del país, en que se da un demencial exterminio de líderes sociales, a nadie se le escapa la gravedad del señalamiento emitido con soberbia e intolerancia por los funcionarios citados.

Acudir al mote de “ideólogo” para estigmatizarme ante la sociedad, además de reflejar la extrema bajeza de estos directivos universitarios, a quienes debería caracterizar la mesura y el buen tino, muestra una deliberada intención de hacerme daño.

Bien sabe Usted que la presente matazón de líderes sociales, denunciada también desde su despacho, recae en muchos voceros de las comunidades comprometidos en el señalamiento de la corrupción y saqueo de los recursos públicos por parte de funcionarios inescrupulosos que utilizan los dineros para pagar el sicariato que se ensaña en los mas débiles.

No sobra recordar acá el trágico episodio que termino con la vida del profesor Alfredo Correa de Andreis en septiembre del 2004, ultimado por los paramilitares de Jorge 40 cumpliendo órdenes del Director del Das, Jorge Noguera, condenado a una larga pena de prisión.

Antes de su asesinato, a Correa de Andreis se le colgó el sambenito de “Ideólogo” de las Farc, tal como  lo hacen Echeverry y Polanía desde sus altos cargos universitarios para decir que hoy soy parte de las redes ideológicas del ELN.

Gravísima esta salida en falso de estos funcionarios. Me colocaron en la picota pública con la intención de perjudicarme y dañar mi imagen.

Temo por mi vida y seguridad, Señor Procurador. Ese es el origen de esta petición que espero sea atendida lo más pronto posible.

Desde luego, acudiré a la Ministra del Interior, encargada del Plan de Acción Inmediata para proteger líderes sociales; al Defensor del Pueblo, encargado de las Alertas tempranas; a la Fiscalía y a su Unidad encargada de investigar y perseguir a los herederos del paramilitarismo; al Representante de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia; y a la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra, desde donde me han expresado su solidaridad.

Necesito garantías para mi lucha contra la corrupción y arbitrariedad de funcionarios inescrupulosos empotrados e infiltrados  con métodos fraudulentos en la Rectoría de la Universidad del Quindío.

Cordialmente.

Horacio Duque.

Leave a Reply