Por: Horacio Duque

Está de regreso a las actividades políticas y electorales en Armenia y el Departamento del Quindío, Bernardo Moreno Villegas, quien fuera condenado a 8 años de prisión por actos criminales junto a María del Pilar Hurtado, quien recibió 14 años de condena, los que aún no termina de purgar en varios centros penitenciarios de Bogotá.

Por órdenes de Álvaro Uribe Vélez, citado a indagatoria para el próximo 8 de octubre por la Corte Suprema de Justicia por la comisión de varios delitos, Moreno Villegas orquestó la interceptación y seguimiento criminal de los teléfonos de los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de muchos líderes de la Oposición como fue el caso de la dirigente de Izquierda Piedad Córdoba. Además perfilo varios montajes judiciales contra líderes populares como fue mi caso en el año 2007.

Las acciones de Moreno Villegas fueron desplegadas en su mayoría por William Romero Sánchez, subdirector de fuentes humanas del DAS, y de la detective Alba Luz Flórez, la ‘matahari’, y de la que estaban plenamente informados Fernando Tabares, director de inteligencia, tal y como él mismo lo manifestó en su testimonio.

Esas interceptaciones implicaron la mayor afectación a la democracia durante el gobierno autoritario y fascista de Uribe Vélez (2002-2010), pues conllevaron la alteración de la separación de poderes y la vulneración de la autonomía del poder judicial, propósito que sigue siendo una de las prioridades del jefe de la parapolítica, empeñado en suprimir las Cortes y la Justicia Especial de paz, en lo que el actual Presidente ha empeñado toda su gestión con el fin de hacer trizas los Acuerdos de paz con las Farc.

La presencia de Moreno Villegas en Armenia y el Quindío plantea graves riesgos en la actual coyuntura electoral encausada a la elección de alcaldes y gobernador el próximo 28 de octubre.

Por órdenes de Uribe e Iván Duque, este siniestro personajes ya tiene bajo su estricto control varias entidades públicas de la región como el Sena y la Notaria Tercera de Armenia, en manos de un operador al servicio de poderosos conglomerados inmobiliarios, que es objeto de investigaciones académicas y periodísticas.

Con toda la carga de esas maquinarias burocráticas, Moreno ha enfilado baterías para imponer la candidatura de un seudo empresario agrícola  y de la construcción (Jaramillo) como candidato del Centro Democrático a la Alcaldía de Armenia. Se trata de un perfecto desconocido sin arraigo ciudadano que pretende ser instalado, a punto de plata y presiones, como burgomaestre de la ciudad.

De igual manera el Chuzador de la Casa de “Nari” ha señalado a un ex maestro de apellido Arias como candidato a la gobernación del departamento. Arias es un antiguo educador que se vinculó a las redes clientelares de una facción política de los juegos de azar en donde, paso a paso, se fue posicionando en diversos cargos del gobierno hasta quedar convertido en un próspero mercader que hizo de las suyas, con negocios oscuros, en el Programa de Alimentación Escolar (PAE) tanto de Armenia como del Quindío y sus 12 municipios. Durante los años 2015, 2016, 2017, y 2018, ese programa de subsidios alimentarios para casi 50 mil niños de los colegios públicos se vio afectado por los manejos torcidos de Arias con negociados hechos con unas SAS clandestina de la ciudad de Pereira.

En la promoción de ese peligroso sujeto, Moreno estableció una sociedad o alianza con el actual Gobernador del Quindío, el Cura Osorio, denunciado ampliamente en los diarios Actualidad Quindiana y La Crónica, por diversos latrocinios en programas de bilingüismo, de cultivos de aguacate, de construcción de placas huellas, de Alimentación Escolar y de varias obras con las Regalías petroleras transferidas por la nación que siempre han sido objeto de saqueo, desde que fue gobernadora Sandra Paola Hurtada, hoy llamada a indagatoria en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, para que responda por coimas cercanas a los 4 mil millones de pesos por la adjudicación de contratos financiados con las regalías.

Hay alarma general en Armenia y el Quindío con la presencia de este personaje de la parapolítica, compañero, por lo demás, de otros altos socios de Uribe Vélez, condenados por varios delitos como el ex Ministro Diego Palacios, el de la Yidispolitica, y Luis Carlos Restrepo, un fugitivo de la justica, que de la mano de los paramilitares de Ralito, planifico varios fraudes con las supuestas desmovilizaciones de falsos “guerrilleros” en el Tolima y el Putumayo.

Por fortuna, en el Quindío se prendieron las alertas frente a estos planes siniestros del urbismo y el repudio crece entre la sociedad civil, igual a como se está dando en otras ciudades y departamentos donde la ciudadanía está desenmascarando este regreso de las hordas de la parapolítica fascista.

Leave a Reply