Por: Horacio Duque.

Cada vez que se hunde el escalpelo en el pestilente mundo administrativo de la Universidad del Quindío, bajo la Rectoría del señor Echeverry y su rosca delincuencial, estallan toda clase de vagabunderías y porquerías que retratan de cuerpo entero esta banda depredadora y descompuesta, misma que dispone, de acuerdo a sus protervos intereses, de este importante centro de estudios del Eje cafetero.

El más reciente episodio de las diversas irregularidades que hemos denunciado en el desgobierno universitario tiene que ver con la denuncia que se ha instaurado en la Fiscalía del Quindío contra Echeverry Murillo y su Vicerrectora Administrativa Luz Estela López Cadavid por el delito de Concusión, que al tenor del artículo 404 del Código Penal se determina así: “El servidor público que abusando de su cargo o de sus funciones constriña o induzca a alguien a dar o prometer al mismo servidor o a un tercero, dinero o cualquier otra utilidad indebidos, o los solicite, incurrirá en prisión de seis (6) a diez (10) años (hoy noventa y seis (96) meses a ciento ochenta (180) meses), multa de cincuenta (50) a cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes (hoy sesenta y seis punto sesenta y seis (66,66) a ciento cincuenta (150)), e inhabilitación para los funcionarios correspondientes”.

Por ese delito fueron denunciados penalmente tanto el Rector y su Vicerrectora, por la señora María del Socorro Bedoya Ospina, economista y asesora e intermediaria de seguros, representante legal de G. SOLUCIONESBEDOYA AGENCIA DE SEGUROS LIMITADA.

Los hechos son los siguientes, presentados al hilo de la gravísima denuncia:

Como asesora e intermediaria en seguros Bedoya ha liderado la atención integral y el proceso de intermediación entre la Universidad del Quindío y las Aseguradoras que prestan este servicio desde el mes de abril del año 2016 hasta la actualidad.

Dentro de los términos de referencia e indicadores de calificación para el concurso público para acceder al contrato de intermediación de seguros existen varios ítems, dentro de los cuales se resalta uno que denomina “valor agregado” el cual consiste en unos aportes en especie que debe suministrar el intermediario de seguros desde su propio peculio para el fortalecimiento del Sistema de Gestión de Seguridad y salud en el Trabajo SGSST;

Sin embargo, resulta que en el mes de agosto de 2018, Bedoya fue requerida por JOSÉ FERNANDO ECHEVERRY MURILLO, Rector y LUZ STELLA LÓPEZ DE CADAVID Vicerrectora Administrativa de la Universidad del Quindío, para que con recursos de peculio personal sufragara los pagos de unas multas que fueron impuestas contra la Universidad en sentencia del 19 de julio de 2018, que confirmó fallo del 21 de junio de 2018, dentro del proceso administrativo No. 63001-3333-002-2013-00411-05, de la Jurisdicción Contenciosa Administrativa del Quindío, estando obligados por lo mismo todos los miembros del Consejo Superior de la Universidad del Quindío.

Cabe resaltar que esa exigencia fue sugerida de manera personal por la Vicerrectora Luz Stella López Cadavid que a cambio de esa prebenda ofreció que mi contrato de intermediación de seguros tendría continuidad. Cosa que no ocurrió porque el contrato fue entregado a la señora M. Mejía Osma, hermana de un alto funcionario de la Procuraduría (O. Mejía Osman) quien de esa manera se acerca a los manejos no santos de Echeverry en la Universidad como lo hacen otros altos burócratas de la Procuraduría.

Por su parte, prosigue la denunciante, Echeverry Murillo, quien se desempeña como Rector de la Universidad del Quindío, mediante telefonema del día 28 de agosto de 2018 en horas del mediodía, me requirió en su condición de Rector para que cumpliera con este compromiso que debía ser cancelado por ellos.

Ante este abuso de poder al que fue sometida, Bedoya se vio forzada a concurrir ante el Banco Agrario de la ciudad y hacer ocho (8) consignaciones por el valor equivalente a dos (2) Salarios Mínimos Legales Mensuales Vigentes, es decir la suma de un millón quinientos sesenta y dos mil cuatrocientos ochenta y cuatro pesos ($1’562.484.oo) y una (1) consignación por el valor equivalente a un (1) Salario Mínimo Legal Mensual Vigente, es decir la suma de setecientos ochenta y un mil doscientos cuarenta y dos pesos ($781.242.oo), depósitos que fueron consignados el 28 de agosto de 2018, en la Cuenta Única Nacional No. 3-820-000-640-8, convenio No. 13474;

Es decir, que como consecuencia de la compulsión a la que fue sometida Bedoya por los actos abusivos del poder que ostentan Echeverry y López Cadavid se vio obligada a entregar la suma de TRECE MILLONES DOSCIENTOS OCHENTA Y UN MIL CIENTO CATORCE PESOS ($13’281.114.oo).

De cada una de esas consignaciones Bedoya reservo copia de las transacciones, las cuales ha aportado con su denuncia como elemento material de prueba.

Por todo lo anterior dice Bedoya se denota la existencia de un delito de Concusión previsto en el art. 404 del Código Penal que puede ser imputado Tanto a Echeverry y a López Cadavid.

Se acumulan así un nuevo factor adverso a los intereses del Quindío como consecuencia de los desmanes de Echeverry en la Universidad.

Nota 1. Mil tres millones le costó a la Universidad del Quindío la reliquidación de la jubilación del ex Rector Héctor Polania Rivera, actual Diputado vargasllerista y reconocido Gamonal del municipio de Montenegro.

Nota 2. A espaldas de la comunidad cordillerana del Quindío  (Génova, Pijao, Córdoba) está la Universidad del Quindío, mientras que Echeverry y Polania Obando, el Vicerrector de Extensión, viven de paseo por Europa, Turquía y Japón dizque en supuesta labores de extensión, eso sí con multimillonarios viáticos en Euros..

Leave a Reply