Por: Daniel Castro

Hoy, 11 de diciembre, empieza la puja del salario mínimo en la mesa de negociaciones. Como es habitual, estarán los trabajadores y los gremios empresariales exponiendo sus propuestas y argumentando sus posiciones.

De las últimas negociaciones ha sido complejo llegar a un acuerdo entre las partes que permita llegar a un incremento consensuado y en beneficio de los casi 1’700,000 empleados que devengan el salario mínimo, razón por la cual se ha dado un aumento por decreto presidencial.

Las negociaciones que se están dando hoy al parecer tendrán otra dinámica. En su campaña, el presidente Duque, fue muy enfático en decirle al país que quería construir equidad y que tenia la fórmula para bajar los impuestos y subir los salarios, incluso en sus primeros días de gobierno se habló de un incremento “extraordinario” del salario de los trabajadores, pero la propuesta rápidamente fue dejada de lado dada la polémica que se generó ya que el incremento no se vería en los bolsillos de los colombianos sino hasta después de pasar por los fondos privados de pensiones y cesantías.

Pero no solo las propuestas de presidente en campaña generan expectativa, también la forma misma en que se llevará a cabo negociación, pues al igual que las centrales obreras y los empresarios el gobierno mismo presentará una propuesta de incremento que, se espera, sea coherente con su posición de campaña de aumentar salarios para buscar equidad.

Hasta el momento, este gobierno en sus 4 meses ha dejado ver un presidente dubitativo, que en tan poco tiempo tiene altos niveles de desaprobación por prometer lo que no ha cumplido y muestra de ello es su reforma tributaria que tiene planteamientos tan incoherentes como poner IVA a todos los productos de la canasta básica familiar afectando la clase media y reduciendo los impuestos a las grandes empresas.

Lo cierto del caso es que este tema apenas inicia y para antes que finalice lo que queda del año debe darse un acuerdo entre trabajadores y empresarios, de lo contrario el aumento del salario deberá ser decretado por el presidente Duque que ha decir verdad no es garantía para los trabajadores, pero si para los gremios empresariales que pagaron su campaña.

Amanecerá y veremos, pero como decía la abuela “al desayuno se sabe lo que va ser el almuerzo”.

Leave a Reply